domingo, 11 de febrero de 2018

La escuela infantil en Suecia y en España (I)

Éste es un post que llevo tanto tiempo queriendo escribir que ahora que por fín he encontrado el momento, realmente no sé por donde empezar. Tengo tantas ideas que quiero expresar, experiencias que he vivido tanto como madre como profesora... que quiero ser capaz de transmitirlo todo y que quien lo lea pueda disfrutarlo tanto como yo al escribirlo. Esta idea comenzó al poco de llegar a Suecia, hace ahora 16 meses, cuando desde la escuela infantil de mis hijas nos invitaron a pasar 15 días allí con ellas para el periodo de adaptación. No podemos estar más agradecidos a todas las personas que forman esa escuela porque desde el primer día nos dieron apoyo tanto a nosotros como padres, como a nuestras hijas que no sabían hablar sueco. Todo para nosotros era nuevo aquí y, sinceramente, este tipo de cambios con dos niñas no son fáciles.



Cuando me puse a pensar cómo podía estructurar una entrada sobre este tema que resultara interesante pensé en escribir sobre mis experiencias, lo que había conocido y vivido. Pero finalmente pensé en recurrir a la ayuda de expertos, escribir una entrevista y hacerlo junto a dos directoras de escuelas infantiles de aquí. ¿Quién mejor que dos profesionales con años de experiencia para ayudarme con ello? Al principio pensé en escribir 10 preguntas y contrastar cómo es en España. Pero cuando llegó el momento de escribir las preguntas, llegué a 10 y luego a 20 y después a 30... y ya paré, no por falta de ganas, si no porque sería imposible poder resumir tantas ideas. Así que antes que nada quiero comenzar agradeciendo su tiempo a las dos directoras que me concedieron esta entrevista: Ninni Hyleborg y Paula Daneskär. Sin ellas no hubiera podido conocer de primera mano tantas cosas. Y a quien me ayudó a corregir los fallos gramaticales de mis preguntas en sueco, Edu, un gran amigo.


La verdad es que he tenido la gran suerte de trabajar en Madrid durante 8 años en una escuela infantil cuya metodología de trabajo era increíble para los niños, experimentaban, jugaban, organizaban su propio tiempo y aprendían disfrutando muchísimas cosas. Cada clase tenía diferentes áreas de aprendizaje y cada semana variábamos los proyectos, la decoración de la clase... Los niños se organizaban su tiempo y su trabajo de tal manera que a final de cada semana todos hubieran cumplido los objetivos y las actividdaes planificadas. Pero al llegar aquí me di cuenta de que todo eso es básico, pero además hay muchas otras cosas que dan calidad a la educación y que por mucho que desde la escuela, las clases o las familias queramos cambiar para mejorar la educación, hay cambios que tienen que venir desde más arriba, cambios que serían realmente significativos para poder ofrecer una educación adaptada a cada necesidad, a cada ritmo... Aunque lo positivo e importante con lo que debemos seguir mientras eso no cambie, es con el gran movimiento que desde muchos colegios, profesores y familias se está iniciando desde hace unos años para comenzar a hacer un cambio importante en las metodologías que se usan en las aulas de España, por respetar los ritmos de cada niño, sus gustos y aficiones...


Voy a empezar comparando cosas básicas de organización para comprender muchas cosas que luego iré explicando más en profundidad sobre la manera de trabajo y el día a día.

Lo primero es que las escuelas infantiles en su inmensa mayoría son independientes de la escuela primaria, por lo que suelen ser casitas, lugares acogedores, más familiares, pequeños... Y ya luego pasan a otras escuelas en lugares físicamente diferentes. Yo siempre he creido que ésto es algo importante, porque son niños que necesitan sentirse protegidos, acogidos y seguros y siempre un lugar familiar y pequeños transmite esa idea mejor, que un gran colegio en el que se mezclan niños de todas las edades.


Las escuelas infantiles en Suecia comienzan los niños desde los 15 meses aproximadamente hasta los 6 años. En España hay muchos bebés que con tres-cuatro meses empiezan a ir a la escuela una jornada tan larga como la que hacemos los adultos en el trabajo, y lo peor es que en la sociedad se ve como algo normal y se defiende. No se respetan ni los 6 meses que la OMS recomienda de lactancia materna.  Estos datos tan diferentes en la edad que aproximadamente comienzan los niños  la escuela infantil en cada país es por la diferencia en el tiempo de las bajas de maternidad-paternidad, en España son 16 semanas para la madre y creo que ahora son 4 para el padre, mientras que en Suecia son 480 días, de los cuales tres meses son intransferibles para el padre y otros tres para la madre, y el resto del tiempo se lo pueden repartir como la familia quiera, de forma que se adapte mejor a sus necesidades.

En ambos países la escuela infantil es una etapa no obligatoria, aunque la mayoría de los niños se escolarizan. También la edad de comenzar primaria es la misma, el año que cumplen los 6 años, aunque en Suecia ese primer curso no era obligatorio, pero desde el otoño de 2018 va a comenzar a ser obligatorio. En Suecia hay diferentes tipos de Escuelas Infantiles, hay escuelas exteriores al aire libre que son las que hacen su jornada completamente al exterior en un gran parque o bosque. Tambien hay escuelas infantiles abiertas que son las que están abiertas por las mañanas para los niños que sólo hacen jornada de 15 horas en la escuela infantil y luego pueden ir  a estas escuelas con sus padres, hay unos monitores para ayudar y asesorar, diferentes salas, materiales y muchas actividades para hacer. Durante su horario de apertura pueden ir los padres con sus hijos cuando quieran. El último tipo son las escuelas infantiles normales.

Escuela Infantil abierta de la Plaza de Nydala, Malmö.

Escuela infantil al aire libre en el Parque de Pildamsparken, Malmö.
Las escuelas de referencia sobre las que he hecho las entrevistas se llaman respectivamente "Sjöhästen" y "Spinneriets". La primera tiene cinco clases divididas por edades con un total de 130 alumnos y aproximadamente 20 profesores. La segunda tiene cuatro aulas, dos de 1 a 3 años, una de 4 a 6 y un aula de niños de 1 a 6 años específica de finés, con un total de 72 alumnos y aproximadamente 12 profesores. Aquí radica una gran diferencia con la educación en España, de esas que comentaba que los cambios tienen que venir desde más arriba para ofrecer mayor calidad a la educación. Si contamos la ratio aproximada de profesor-alumno en estas escuelas es de aproximadamente 3-5 niños por profesor. Aunque realmente en Suecia no tienen un límite definido de ratio profesor-alumno, pero se espera que en la ciudad de Malmö sean aproximadamente 6 niños como máximo por profesor, algo menos cuando es para niños de 1-3 años. "¿Qué ratio existe actualmente es España?" Aproximadamente de 0-1 años la ratio es de 8 bebés/profesor, de 1-2 años es de 14 bebés y de 2-3 años es de 18-20 alumnos. Mientras que en el segundo ciclo de Educación Infantil la ratio actual es de 25-26 alumnos/profesor, en la escuela pública. Creo que realmente son datos sobre los que pensar y meditar.


A la entrada de las escuelas hay unos casilleros con los nombres de cada niño donde pueden colgar sus abrigos, dejar sus cajas con ropa extra por si en algún momento se tienen que cambiar, y cada clase tiene un armario de secado por si al volver del patio de excursión tienen sus abrigos o ropa mojada. También en estas salas suelen tener información para los padres como el menú, los pequeños grupos de niños que trabajan con cada profesor dentro de cada aula... También hay una pizarra veleda grande en la que cada clase puede apuntar las actrividades especiales que ha hecho ese día y así los padres lo pueden leer al llegar. Los niños se descalzan al llegar y estan en calcetines o con zapatillas de estar en casa por la escuela, luego se vuelven a calzar cada vez que salen fuera.



Según algunos estudios Malmö es la cuarta ciudad del mundo con más nacionalidades diferentes es sus habitantes, lo cual es muy interesante. Por lo que en la escuela infantil trabajan con niños de muchas culturas, religiones, tradiciones y lenguas diferentes. En Spinneriets tienen 22 lenguas maternas diferentes entre sus estudiantes y 6 lenguas diferentes entre los profesores. En Sjöhästen tienen aproximadamente 50 lenguas maternas diferentes. La escuela infantil en Suecia no es bilingüe, todo es en sueco, excepto en el aula de finés, pero es muy inclusiva con todos los niños y suelen tener carteles en las clases con palabras en todos los idiomas, como saludos, nombres de frutas...y a veces hacen actividades especiales en un idioma concreto, en las bibliotecas de aula tienen libros en varios idiomas, etc. En España de unos años a este tiempo se está primando el bilingüísmo sobre muchas materias básicas en el desarrollo infantil y juvenil como el arte, la música, la cultura e incluso su propia lengua materna. Pasear por cualquier barrio y casi en cada esquina puedes encontrarte academias de inglés desde que son bebés, carteles que venden  a las familias que pueden hacer a sus bebés más inteligentes... Aquí en Malmö no hay academias de inglés y las extraescolares de los niños son artísticas y deportivas, es algo que se fomenta desde que son muy pequeños. Cuando les pregunté a las directoras por qué sin ser las escuelas bilingües la mayoría de los adultos sí lo son me dijeron que en el plan de estudios nacional de Suecia los niños comienzan a estudiar una asignatura de inglés en el tercer curso de escuela primaria. Pero en educación infantil si algún niño muestra interés se puede llamar la atención sobre ello y hacer cosas puntuales en inglés u otro idioma. Aunque también me dijeron que no aprenden inglés sólo de las escuelas, los niños aprenden rápidamente porque la sociedad habla inglés, la televisión, las películas no se doblan (excepto las infantiles).


Algo relacionado con el idioma que también me ha resultado impresionante y muy integrador con niños que tienen otras maneras de aprender o alguna necesidad o un desarrollo diferente del lenguaje,  es que trabajan con un método llamado TAKK que es un apoyo al lenguaje oral muy visual mediante gestos e imágenes. Tienen las tarjetas con TAKK pegadas por diferentes partes del aula y hay profesores que los utilizan en mayor o menor medida, pero siempre las tienen presentes. Se pueden encontrar muchos ejemplos en internet fácilmente por si tenéis curiosidad por verlos, yo he copiado aquí algunos de ellos. En realidad, no se trata de aprender a hablar el lenguaje de señas, sino de usar signos individuales para mejorar el lenguaje hablado. También usa imágenes como soporte en el lenguaje hablado.

Una de las cosas que más notamos cuando empezaron nuestras hijas en la escuela infantil fue cuán independientes son los niños/as. Especialmente a la hora del almuerzo, donde ellos mismos sirven su comida, usan cuchillos, etc. Incluso cuando se visten para salir a jugar, o a la hora de pensar dónde jugar o qué hacer. Una gran pregunta que se oye mucho como mito de la sociedad sueca es si la independencia un objetivo importante desde el preescolar. A lo cual me contestaron que sí, los valores, la independencia y la integridad son una parte importante del plan. La independencia es un concepto clave en la educación. Vemos que los niños pueden y son competentes para hacer las cosas por ellos mismos. Los niños necesitan mucho amor y seguridad, pero no necesitan un servicio práctico ni ser considerados muñecas de porcelana.



Todos los días, casi todos los padres preguntamos a nuestros hijos/as "¿cómo ha ido el día en la escuela?" Ésta es una pregunta común. Recuerdo cuando mi hija mayor respondió el año pasado:
- "Mamá, hoy he hecho mi cosa favorita, he pintado"
- Le pregunté: "Pero tú pintas muchas veces, y en tu cole también podías pintar ¿por qué es tan importante?".
- Ella respondió: "En esta escuela, pinto lo que a mí se me ocurre, lo que yo quiero, y antes sólo podía colorear lo que decía la profe".
Podría contar varias situaciones similares que me han ido surgiendo cuando halaba con las niñas sobre el colegio. Así surgió mi siguiente pregunta, "¿ Cómo de importante es promover la creatividad (música, arte, etc.). entonces las directoras me contestaron que las formas estéticas de expresión son parte del plan de estudios de educación infantil. Los niños deben poder expresarse a través de la creación de imágenes, construcción, danza, música, etc. También tendrán la oportunidad de influir en su propia creación. Una pintura en la que el propio niño ha decidido determinar el tema da lugar a fomentar una conversación y a una mayor percepción conceptual. En preescolar, los niños también pueden tener la tarea de pintar algo predeterminado, lo que se analiza un objeto o una imagen, pero entonces el propósito es diferente. Ser un maestro con un propósito específico en la actividad planificada es un requisito previo para todas las formas de enseñanza.
Otra directora me contestó que es la base de nuestra educación y nuestra misión, pero también algo que impregna nuestra sociedad. Todos, independientemente de su sexo, edad o condición social, tienen la misma oportunidad de triunfar y preferimos promover la autorreflexión y la planificación.



Las escuelas infantiles en Suecia cuentan con su propia cocina y sus propios cocineros. En Spinneriets el menú lo deciden la cocinera junto con la directora y todas las semanas hay un día de comida vegetariana para todos los niños. Todos los días acompañan la comida con algunas verduras. En Sjöhästen abogan porque el 85-90% de su comida sea ecológica. Algo que me sorprendió muchísimo durante el periodo de adaptación de mis hijas es que cada clase come en su aula, y cada pequeño grupo de niños come con su profesora. Y desde el primer curso en el tiempo de la comida se fomenta mucho la autonomía, los niños se sirven su comida solos, tienen cuchillos, se untan solos el pan con mantequilla, tienen que probar todo pero pueden decidir qué cantidad comer... Realmente mi primer día comiendo con la clase de mi hija pequeña que en aquel entonces tenía 17 meses, fue todo una experiencia. El comedor no se paga como un extra, es gratuito para todos y, según los horarios de los niños, estos pueden llegar a desayunar, comer y merendar allí.

Algo que también me llamó mucho la atención al llegar aquí es que no hay un horario establecido para la escuela infantil, los horarios se hacen para cada familia en función a sus necesidades y a su horario laboral. Todos los niños pueden ir 15 horas semanales a la escuela infantil. Pero el resto de horas de estadía del niño/a en la escuela se adaptan al horario de trabajo o estudio de los padres. Si uno de los padres no trabaja o está disfrutando de baja de maternidad/paternidad son 15 horas semanales. Así mismo, se entiende que si un padre/madre está libre un día de la semana de trabajo, su hijo también lo debe estar, para estar con él/ella. Aunque la distribución de este tiempo la realiza el preescolar y puede ser diferente según la escuela, por ejemplo si consideran que un alumno nuevo que no conoce el idioma puede integrarse mejor si acude alguna hora más o cosas y casos específicos. Los diferentes municipios también tienen diferentes reglas al respecto en Suecia. Y tampoco todas las escuelas infantiles abren el mismo tiempo, por ejemplo Sjöhästen abre de 6:15 a 18:30 y el horario de trabajo pedagäogico es de 9:00 a 15:00, mientras que Spinneriets abre de 6:15 a 17:00, y antes de las 7:30 y después de las 16:30 los niños que están en la escuela están en una sola clase.

Otra cosa que yo tenía en mente cuando oía hablar de las escuelas suecas era que era un sistema público y gratuito para todos. Pero no es así del todo. La gran mayoría de las escuelas infantiles son públicas, pero también existen escuelas privadas que están administradas como empresas, cooperativas y cooperativas de padres. Pero todas ellas reciben dinero de la administración pública que es un un dinero concreto por niño inscrito y es igual para todas. Por lo que de cara a las familias cualquier escuela es igual de accesible ya que económicamente no supone una carga económica para las familias. La tarifa que se paga por la escuela está relacionada con los ingreso de cada familia y hay una tasa máxima de 1300 kr. al mes (130 euros) aproximadamente, el segundo hijo tiene un descuento y el tercero uno mucho mayor. En España tener un hijo en la escuela infantil es casi la mitad de un sueldo, la escuela pública también se paga en función a los impuesto de cada familia, y según que escuela privada sea puede oscilar entre los 300-700 euros.


Otra gran novedad al llegar aquí fue enterarme de que los niños no tienen notas en la escuela infantil en Suecia, ni durante varios años de Primaria. Según me dijeron en la entrevista, no se puede juzgar a los niños. A los padres se les ofrece como mínimo una reunión al año de cómo se ha desarrollado el niño/a. Aunque los padres están invitados a asistir cualquier día siempre que sea planificado con antelación. También se invita una tarde a los padres para que vengan un día de "drop-in" y observan lo que los niños han hecho durante el trimestre. Como todo lo documentan con fotos y comentarios que dicen los niños durante las actividades, hacen murales por la clase, proyectan fotos y los niños o si preguntas a los profes te van explicando algunas cosas que han ido haciendo. Aunque muchas de estas cosas las puedes ver cuando entras a recoger a tu hijo/a en el día a día porque junto a los trabajos de los niños para decorar la clase ponen la explicación de la actividad y fotos de cómo se llevó a cabo. Nosotros tenemos varios trabajos de las niñas, sobre todo de la pequeña, que al lado o detrás nos lo han dado con la foto de cuándo lo hacia, o con la esponja que utilizó para hacer el trabajo...También se ofrece a los padres permanecer en el entorno escolar y en el ambiente, cuando van a buscar a los niños los padres entran directamente a clase, pueden sentarse, ver a su niño/a interactuar... Así mismo, hay reuniones informales, reuniones de padres, consejo de padres y otros eventos sociales con las familias como celebraciones culturales "Santa Lucía", "Midsommar"... Para mí al principio era muy extraño después de 8 años escribiendo evaluaciones cada trimestre, haciendo reuniones exhaustivas con padres cada trimestre más o menos para ver puntos fuertes y débiles, siempre desde un punto de vista positivo pero siendo 100% realistas... Es cierto que pienso que a veces las notas en España son excesivamente exigentes con niños tan pequeños en España, que quizás de existir, deberían ser más personalizadas y escritas como experiencias de desarrollo. Lo que sí considero muy importante es que en las reuniones con los padres se les de una visión realista de la integridad del niño, tanto en desarrollo, valores sociales, autonomía, comportamiento, respeto por los demás, cómo es capaz de trabajar y afrontar la frustración...


Con esta última información voy a terminar esta parte de la entrevista porque creo que si no me podría extender todo el día. Espero que os haya resultado interesante y en unos días intentaré colgar la segunda parte de la entrevista y de mis experiencias para completar información importante como la importancia de la naturaleza, tipo de actividades que hacen, programación, organización...
Feliz semana para todos y muchas gracias por vuestra lectura.


No hay comentarios:

Publicar un comentario